Aspectos Históricos

La Asociación Nacional de Broadcasters Uruguayos es la mayor y más antigua agremiación de radiodifusores del Uruguay.

Fue fundada el 20 de julio de 1933, constituyéndose en la segunda asociación del mundo en este sector, después de la National Association of Broadcasters (NAB) de los Estados Unidos.

Las primeras emisiones de radiodifusión en nuestro país se registran entre los años 1921 y 1922, muy poco tiempo después de que las primeras experiencias de radiodifusión hubieran tenido lugar en el mundo.

Fue así que las primeras trasmisiones de radio fueron realizadas por la emisora General Electric, origen de Radio El Espectador, cuyo permiso de utilización  de frecuencias fue solicitado a las autoridades nacionales en agosto de 1922.

Comenzó sus emisiones de la emblemática Radio Paradizábal. Posteriormente, aún en esa década de 1920, se inauguraron en Montevideo Radio Montecarlo y Radio Carve y varias emisoras del interior del país como Radio Paysandú, Radio Durazno, Radio Cultural y Radio Salto.

La radiodifusión continuó sumando emisoras de todo el país, mientras ensayaban en distintos lugares del mundo las primeras trasmisiones experimentales de televisión.

También en nuestro país la inquietud por esa nueva tecnología ganó en primer término a técnicos e ingenieros, aunque no fue hasta mediados de la década de 1950 que Uruguay puso en marcha el primer emprendimiento televisivo: 8 de diciembre de 1956 se efectuó la primera emisión de Canal 10 de Montevideo.

Pocos años después, el 23 de abril de 1961, comenzó a operar el Canal 4  y el 2 de mayo de 1962 se sumó canal 12 también en Montevideo.

Durante los años siguientes se instalaron los primeros canales de televisión del interior del país, comenzando por la ciudad de Fray Bentos donde el Canal 12 dio inicio a sus emisiones en el año 1966.

La necesidad de contar con sistemas de televisión sobre guías o soportes físicos no fue imperiosa en un país de geografía amable, por lo que la incorporación de la televisión por cable resultó algo tardía en comparación con la experiencia registrada en otros países, incluso latinoamericanos. Sin embargo, desde sus comienzos en el año 1994 este nuevo sector se ha desarrollado con notable impacto social. La televisión para abonados ha desempeñado un rol sustantivo en la comunicación y difusión de información, cultura y entretenimiento proveniente de las más variadas fuentes de todo el mundo, dirigida a vastos sectores sociales, contribuyendo en forma significativa a la cohesión e  integración social. Es este sentido, resulta significativo que la implementación de este nuevo servicio haya comenzado en ciudades y localidades del interior del país, anticipándose más de un año al inicio de las operaciones en la capital.

Debemos enfatizar la importancia histórica de la radiodifusión privada como garantía de la variedad de información, como medio para el ejercicio de la libertad de expresión del pensamiento y como componente esencial de una sociedad pluralista y democrática.

Es sabido que la existencia de numerosos medios de comunicación contribuye al pluralismo y variedad de información y de la programación en general, aunque es preciso tener en cuenta que en una radiodifusión sólida, profesional e independiente reposa en empresas capaces de desarrollar sus potencialidades en el campo técnico, en el campo de la programación y en el campo periodístico de acuerdo con la capacidad económica de las sociedades en que se desempeña.

Decía el Dr.Justino Jiménez de Aréchaga, Presidente de nuestra Asociación  durante los años 1961 al 1967:

“la radiodifusión debe mostrarse digna de sus libertades, Ella como los individuos, debe ganarlas cada día, con una honrada gestión a favor de los grandes intereses colectivos, cumplida con absoluto respeto de los derechos ajenos”

“En el mundo actual- añade el Dr. Jimenéz de Arechága- la espontaneidad, la amplitud, la libertad de diálogo, de la controversia, de la oposición de razones que está en la base del orden democrático y humanístico, que constituyen su esencia  y su dialéctica, su fundamento y su método, su raíz y su impulso, dependen sustancialmente de cómo se conciba y se garantice el empleo de los nuevos medios de comunicación de masas y el acceso a ellos.”

ANDEBU nace el 20 de julio de 1933, nuestra Asociación hoy siente renovado el  permanente compromiso de los radiodifusores uruguayos con la libertad y la democracia.

Acta Fundacional